El soborno es un fenómeno generalizado que plantea serias inquietudes sociales, morales, económicas y políticas, socava el buen gobierno, obstaculiza el desarrollo y distorsiona la competencia. Erosiona la justicia, socava los derechos humanos y es un obstáculo para el alivio de la pobreza. También aumenta el costo al hacer negocios, introduce incertidumbres en las transacciones comerciales, aumenta el costo de los bienes y servicios, disminuye la calidad de los productos y servicios, lo que puede conducir a la pérdida de vidas y bienes, destruye la confianza en las instituciones e interfiere con el correcto y eficiente funcionamiento de los mercados.

Los gobiernos han hecho progresos en el tratamiento del soborno a través de acuerdos internacionales tales como la Convención para Combatir el Cohecho de Funcionarios Públicos Extranjeros en Transacciones Comerciales Internacionales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción y a través de sus leyes nacionales. En la mayoría de las jurisdicciones, constituye un delito el hecho de que las personas participen en sobornos y hay una tendencia cada vez mayor para hacer que las organizaciones, así como las personas, sean responsables de los sobornos.

Sin embargo, la ley por sí sola no es suficiente para resolver este problema. Por lo tanto, las organizaciones tienen la responsabilidad de contribuir proactivamente en la lucha contra el soborno. Esto se puede lograr a través de un sistema de gestión antisoborno, el cual se pretende proporcionar por medio de este documento y a través del compromiso de liderazgo para el establecimiento de una cultura de integridad, transparencia, honestidad y cumplimiento. La naturaleza de la cultura de una organización es crítica para el éxito o el fracaso de un sistema de gestión antisoborno.

Es aplicable a las organizaciones pequeñas, medianas y grandes en todos los sectores, incluidos los sectores público, privado y sin fines de lucro. Los riesgos de soborno que enfrenta una organización varían en función de factores tales como el tamaño de la organización, los lugares y sectores en los que opera la organización y la naturaleza, magnitud y complejidad de sus actividades.

La certificación con esta norma no garantiza que el soborno no haya ocurrido o no vaya a ocurrir en relación con la organización, ya que no es posible eliminar por completo el riesgo de soborno. Sin embargo, puede ayudar a la organización a implementar medidas razonables y proporcionales para prevenir, detectar y enfrentar el soborno.

Teniendo en cuenta el contexto y la obligatoriedad requerida a través de la legislación de Perú y que esto ha venido conllevando a que se les otorgue puntajes adicionales a las empresas que se encuentren certificadas con ISO 37001, ICONTEC obtuvo aval del Consejo Directivo en noviembre de 2018 para iniciar con la elaboración del Reglamento del servicio con las reglas que fueron definidas por éste y a partir del enero de 2019 dar inicio al proyecto para la certificación con este esquema para Perú.

A lo largo del primer semestre de 2019 y teniendo en cuenta la demanda del servicio de certificación en Colombia y otros países en los cuales ICONTEC presta servicios de certificación, el Consejo Directivo reviso la viabilidad de que el servicio pudiera ser prestado en otros países y teniendo en cuenta lo establecido en el Reglamento de certificación para este esquema y los controles allí definidos, lo cual brinda mayor confiabilidad para revisar y aprobar el inicio de los procesos de certificación en este esquema y por lo cual el proyecto de certificación puede ser prestado en todos los países en los cuales ICONTEC presta servicios de certificación.

El resto de información es la que esta en el brochure desde acá

¿En qué consiste?

  • Auditoría de otorgamiento (etapa 1y etapa 2).
  • Dos auditorias de seguimiento.
  • Una auditoria de renovación para completar el ciclo de la certificación de tres (3) años.

¿A quiénes está dirigida?

Empresas de cualquier tamaño y sector económico como empresas públicas, privadas y sin ánimo de lucro, que quieran demostrar la conformidad en la gestión para prevención del soborno.

Beneficios:

  • Fortalece la gestión de riesgos de la organización que pueden llegar a tener impacto en el buen nombre de la empresa.
  • Demuestra confianza y transparencia en las actividades realizadas al interior de la organización, como en la relación con la comunidad y las partes interesadas.
  • Fortalece la gestión y control de actividades con las partes interesadas.
  • Promueve un trabajo confiable con proveedores, que no comprometan la imagen de la organización.
  • Fortalece la concientización, sensibilización y formación del personal en cuanto al soborno.
  • Prevención de la incertidumbre de las transacciones comerciales con clientes y proveedores.

 

¿Cuáles son las condiciones mínimas para optar por la certificación?

Cumplir con las disposiciones del reglamento de certificación para sistemas de gestión antisoborno ES-R-SG-001-A-003.

  • Realización del Due Diligence “completo”
  • Diligenciamiento del formato de autodiagnóstico
  • Pólizade infidelidad y riesgos financieros
  • Declaración oficial (notarial o equivalente) firmada por el órgano de gobierno (junta directiva, gerencia, director general, o el cargo de más alto nivel en la Organización), que incorpore el compromiso de cumplimiento con los requisitos del referencial ISO 37001:2016 y la normatividad legal vigente aplicable al mismo

¿Cuál es la vigencia del certificado y el ciclo de mantenimiento?

  • La vigencia del certificado es de 3 años.
  • El ciclo de certificación incluye auditoria de otorgamiento, dos auditorias de seguimiento y una auditoria de renovación