En el marco del XI Foro Internacional de la Calidad “Evolución empresarial y competitividad”, que se realizó en la ciudad de Cartagena de Indias, los pasados 31 de agosto, 1 y 2 de septiembre, ICONTEC Internacional lanzó el libro “Normalización: Aporte a la competitividad de las organizaciones colombianas”, documento que da a conocer los beneficios de la normalización para las organizaciones y el aporte que  este proceso  trae a la competitividad del país. De igual manera, en la publicación se plasman los beneficios económicos de la implementación de las normas, los cuales se evidencian, de manera especial, en los procesos productivos, ya que contribuyen al ahorro de recursos y la optimización de los procesos asociados al control de productos no conformes.

En el libro se encuentran algunos casos de éxito de empresas que han implementado diferentes normas y que gracias a ellas han obtenido un gran beneficio económico: Gerfor, Doria y Vilaseca,

Gerfor:  Las normas contribuyeron a lograr el 88% de su EBIT, equivalente en miles de millones de pesos a $ 24.412 para el año 2015, lo que se atribuye, en su mayoría, a ventas derivadas de contratos donde el cumplimiento de las normas fueron consideradas esenciales para la realización de la venta.​​Doria: Se cuantificó un aporte correspondiente al 0,90 % de su EBIT, equivalente en millones de pesos a $ 113,05 para el año 2015, lo que se atribuye, en su mayoría, a los ahorros por el uso de normas en la compra de insumos y material de empaque e ingredientes menores.
 Vilaseca: Un 8,7 % del EBIT fue alcanzado por el uso de la normas, equivalente en miles de pesos a $ 92.968 para el año 2015. Esto se atribuye, en su mayoría, a las ventas derivadas de contratos, donde el cumplimiento de las normas fue considerado esencial para la realización de la venta y a la optimización de recursos generada por la aplicación de normas que contribuyeron a la gestión ambiental.
ICONTEC Internacional lo invita a consultar este documento en su centro de información, ubicado en la Carrera 37 N.° 52 – 95, en Bogotá.